Monthly Archives: June 2014

Viaje fin de curso

Standard

Y llegas con ganan de contar cosas, de que la gente te escuche, ese día en Port Aventura que gracias a ese pase exprés subiste 6 veces al Shambala ( si te gustan las atracciones, lo recomiendo ), esa noche sin dormir en el que vino el gerente del Hotel a decirnos que llamaría a los Mossos D’escuadra, ese senderismo que empezaste quejándote y lo acabaste feliz, ese rafting en el que te caíste 4 veces, cuando te tiraste por un puente hacía el río, quieres contar cuando montaste a caballo y el tuyo se llamaba Estel, lo cuentas todo, con pelos y señales, la gente, tu familia te escucha. 

Pero sin embargo, no cuentas que te escapaste del hotel una noche para ir de fiesta, que dormisteis chicos y chicas en la misma habitación, y que aunque haya gente que lo acepte o no, el viaje no ha acabado bien. En el viaje la clase no estaba unido, pero qué en el viaje, nunca lo ha estado, solo que aquí se ha notado más. Grupos y grupos y más grupos, en eso nos dividíamos, y es que este viaje ha acabado mal, con gente con ganas de irse, gente despagada, gente que lo ha pasado muy mal y no ha tenido a nadie a su lado, pero aún así, nosotros en casa no lo contaremos y en las fotos sonreíamos como si nada. 

Imagen

PERDÓNAME

Standard

– Perdóname
– ¿Qué te perdone? ¿Para qué, para que lo vuelvas a hacer?!
-Vamos, dame una oportunidad, tú sabes por qué lo hice, tú sabes que lo hice por ti.
-Ahora no me vengas con esas, porque siempre sacas la misma excusa. ¿Quieres decir que cuando te vi con esa chica era por mí? ¿Cuándo fuiste a ver el fútbol con tus amigos y habías quedado conmigo era por mi? Y… ¿Cuándo ayer me dejaste plantada en la boda de mi hermana era por mi? Ya no te creo.
-No, pero esta vez va en serio.
– No puedo, lo siento.
La chica marcha, más que enfadada, triste. Dándole la espalda a este. Él la coge de la mano haciendo que esta retroceda y gire bruscamente:
-¡Espera!
– No, lo siento, el seguro de vida, no me cubre daños en el corazón.

Standard

Y quieres parar. No puedes más. Oyes como el guía te dice “queda una mica, va nois”, llevas 2 horas de camino, tus zapatillas blancas ahora son negras por el barro, casi te caes 10.000 veces, te han picado los mosquitos y te has arañado con una planta.
Pero entonces, aparece algo que hace que tu espíritu aventurero se encienda, ves el lago, ves la naturaleza, las vacas, caballos y obejas, respiras aire puro y veves la mejor agua que te has encontrado, el viento también estaba de nuestra parte y todo hace que quieras llegar a la cima.
Y cuando llegas, no te puedes arrepentir porque has visto el mejor paisaje de tu vida.

image

image

Cuerdas

Standard

Y todo va mal. Eso que dicen de que toda cuerda acaba rompiendose puede que sea verdad.
Nosotros, éramos una cuerda, una cuerda fuerte y robusta, de las mejores del mercado, pero claro como todas las cuerdas dependíamos de los hilos que la componen.
Poco a poco, los hilos iban rompiendose, algunos fueron rotos por los ratones que no paraban de roer, y, ahora después de 13 bños, nos mantenemos de un hilo, aunque la cuerda ya se ha roto varias veces, en varios grupos.
Está el trozo de los uno para todos y todos para uno, el trozo de los independientes, el trozo de los que van a su bola y yo, el hilo que congenia en todos los trozos.
Me podeis llamar divergente, como la película, ya que tengo todos esos valores, pero necesito valentía para llevar a esos independientes, esos uno para todos y todos para uno y esos que van a su bola, ¿cómo hacer que ese hilo siga en pie?
Bueno, por ahora seguiré haciendo nudos en esa cuerda, nudos, diferentes pero cada vez con más unión.

Rumbo a Catalunya

Standard

Y ahora, me encuentro aquí, al lado de una ventana, rumbo a Catalunya.
Se oyen los típicos “cayad que estoy durmiendo” y los “¿qué no has tenido suficiente de noche? Y es que estamos nervioso, es nuestro primero viaje juntos, vernos todos los días las 24 horas, y ¿sabes qué? Lo agradezco
Agradezco que sea con ellos, que haya quien duerma y quien hasta se ha traido un cojín, maletas gigantes que no caben en el maletero, y ya más pequeñas, se oye música, murmullos y las típicas bromas “cambiénme de pareja”
Pero aún asi, este viaje no podía haber sido de otra forma y no podria haber sido con otras personas.

Huella en el corazón

Standard

Los hay que la han marcado bien marcada, los hay que solo las han marcado un poquito ( recuerdo el sustituto que solo estuvo dos meses), los hay que te ha gustado que haya marcado esa huella y los hay que no. Los hay que la han marcado demasiado, y los hay que sin querer la han marcado o incluso sin que tu quisieras.

Siempre está el enemigo que también marca huella, el mal educado que también marca huella, ese chico que te dejó en ridículo que también marca huella y eso no se puede evitar, pero ojo, todas las huellas marcadas son buenas.

Pero hoy quiero centrarme en una huella nueva que me han marcado este año, sí, una huella que ha tenido momentos malos y momentos buenos, ( bueno, conmigo la mayoría buenos ) y es que aunque en ese discurso di las gracias por esas subordinadas no lo di por todo lo demás.

Gracias por haber tenido la paciencia que has tenido, y es que ser una sustituta joven para nosotros; las hormonas con patitas. No es nada fácil. Primero, estábamos confiados por el echo de ser joven, luego nos caíste bien ( !pero que digo¡ nos caíste muy bien ) y hoy te puedo decir que aún hay a personas que nos caes bien, aunque nos molestara que no echaras de clase por llegar tarde, que pusieras un examen muy espeso y que nos llegaran comentarios, aún hay personas a las que nos caes bien.

Y es que tú vas a ser difícil de olvidar, el chiste time, el dinosaurio verde de mi tío, el club del libro, la hermana del medio… Muchos momentos buenos que nadie, nadie va a poder olvidar.

Y solo por eso te voy a agradecer, te agradezco haber marcado huella en nuestros corazones, por lo menos, en el mío lo has echo.

Y te digo esto, porque hoy, justamente hoy y ahora, he decidido dejar de ser león, para ser… ¿tigre? Sí, dejo de ser león para ser tigre, porque el tigre es valiente, libre y nunca, nunca se rinde.

Y ¿Ahora qué?

Standard

Y ¿Ahora qué? No me va a ser fácil olvidarme de él, puede que nunca haya estado enamorada o puede que sí, no lo se. Sus ojos azules me hipnotizaban, y ahora, ahora no lo voy a volver a ver.

Se me acabaron las noches en vela en Cullera hablando con él, los días en la playa salpicándonos agua y lanzándonos arena, se acabaron las tardes de piscina y los helados compartidos, las discomoviles en el paseo y esas cenas del Burguer King que acabamos cenando en la playa porque no había sitio.

Y ¿la explicación? simplemente, según mis padres no hay dinero y hay que alquilar el apartamento, porque claro para ellos es un simple apartamento, para mí es mucho más que eso, ahí tengo a mis amigos, a él, ahí esta la diversión del verano, las ganas de que no se acabe y levantarte sonriendo cada día. 

Y ¿Ahora qué? 

Hermanos

Standard

-Ana, ¿tienes hermanos?
-Sí ¿y tú, Sofía?
-No, nunca he tenido.

-¿Nunca has tenido hermanos? Entonces, no sabes lo que es hacer guerras de pies en el sofá mientras hacen anuncios en la tele, ni aliarte con tu hermana pequeña para hacer grupos contra el mayor cuando te enfadabas, ni que te he echen la culpa por algo que ha echo el otro. No sabes lo que es compartir las chuches con tu hermano, no has sentido nunca ese sentimiento de orgullo cuando te dicen – Ana, si tu no vas, nosotros tampoco.(Aunque puede que eso lo dijeran mas porque la apetecía ir lo mismo que a mí; nada.) Si no tienes hermanos nunca has hecho cabañas en la habitación con sábanas, nunca has jugado a lucha libre, nunca le has incubrido, nunca has te has aliado con uno para ponerle una lata fría por la espalda al otro en pleno invierno, nunca has sentido ese orgullo que se siente cuando dices – Ese, ese de ahí es mi hermano/a. Porque mis hermanos no serán los mas buenos del mundo, ni los mas amables, ni los mas guapos ( bueno… Eso sí, pero viene de familia jajaja :D) ni los mas deportistas, pero, para mí son los mejores, sin ellos no podría vivir, sin ellos no podría ser feliz, porque sin ellos, la vida sería muy aburrida, porque sin ellos en mi corazón habría un hueco vacío.

Esa misma tarde Sofía llego a su casa muy triste, pues ella quería tener hermanos porque veía que Ana se lo pasaba estupendamente con ellos.
-Sofi, ¿qué te pasa?
– Nada mamá, ah una cosa, ya se lo que quiero para los reyes magos.
-¿Ah si? Y dime… ¿Que quieres?
– Quiero dos hermanos, pero primero habla con la mamá de Ana para que le pueda decir a los reyes magos de que tienda los ha comprado, porque los de Ana son los mejores.

No te lo perdonaré

Standard

Salía el sol en la playa, ella no estaba a su lado. Él guardó silencio por un instante, sabía donde estaba, sabía que no volvería a verla y sabía que tal vez, y solo tal vez, en algún futuro se escribirían, pero solo se quedaría en cartas. Cartas que él enviaría y que no encontrarán respuesta alguna. Empezó a recordar, y, por un instante pudo verla, estaba allí en esa barra del bar donde empezó todo, era el primer día de verano:

– Camarero, pon dos tequilas, uno para mí y otro para esta señorita de mi lado.

– Oh, que forma tan cutre de entrar, lo siento pero yo no soy de esas.

Ella se levanta y se marcha del bar.

– ¡Caerás en mis brazos! todas lo hacen…

No la volvió a ver, tampoco se preocupó por buscarla, ni ella por ser encontrada.

– ¡He! hola, ¿me recuerdas? ese tío al que dejaste plantado en el bar…

– Nunca tuvimos cita… así que de plantado nada.

– No la tuvimos, pero la tendremos, ya sabes todas caen..

– Ya, pero yo no soy todas…

– Lo sé, quedamos en el bar el viernes a las 9 y media.

Esta vez fue él quien se marchó. Fueron a la cita, ella temblorosa y él, en cambio, tranquilo. Se presentaron, cenaron, hablaron, rieron y como no podía ser de otra forma, volvieron a quedar.

A los pocos días se les veía por la playa paseando, en el mar nadando bajo la luna más brillante del verano, haciendo picnics en la playa todos los viernes, yendo al cine a ver una película, y por supuesto dándose un beso de los que duran eternamente en el amanecer playero.

Pero hoy ella no estaba allí, era el primer amanecer que despertaba solo, y él sabía bien porque. Mientras se levantaba, sin querer o queriendo, empezó a regalarle las primeras lágrimas al último día de verano, lágrimas que serían las primeras pero no las últimas.

En su pensamiento solo se podía leer:

-Dios, ¿ por qué ? porque a ella, tenías que haberme llevado a mí en aquel accidente.

No te lo perdonaré

Imagen

¿ Qué me llevo en la maleta?

Standard

Y ha llegado la hora de hacer la maleta. Y como ya sabréis la primera pregunta sera ¿que pongo en la maleta? 

Primero, en la maleta me llevaré todo los recuerdos; a mis amigos, pero solo a los de verdad, ese profesor que te regaló las decimillas que necesitabas para aprobar, ese bloguero que te alegra el día cuando ves su comentario, esa foto donde salís toda la clase, esa beca que te dan el día de la graduación, ese discurso del cual te sientes orgullosa, esa camiseta firmada por todos, ese examen en el que suspendió media clase, el uniforme, aunque no lo vuelvas a ver y sobretodo a tu familia y profesores. 

Y es que, esa maleta no es en realidad una maleta, sino una caja de recuerdos que te hará volver al pasado cuanto quieras o simplemente cuanto lo necesites.

Esa caja de recuerdos en la que guardas desde el primer dibujo hasta el último, desde el primer desamor hasta la gran amistad, desde el suspenso de primero de eso hasta el de cuarto de eso, esa caja en la que guardas toda la risa, los llantos y los sueños de los últimos 15 años.

Imagen