La mirada perdida.

Standard

Y ahora ando con la mirada perdida. Puede que porque no quiero mirar. Puede que porque lo que tengo que mirar es malo.
Y no quiero aceptar la realidad, así que prefiero estar con la mirada perdida. Aunque sea la solución más cobarde, pero también la más fácil.
Y es que no quiero mirar porque ya se lo que hay, no quiero ver a gente peleandose, a personas del govierno siendo corruptos, a que cuando dos personas se pelean, la gente no ayuda saca el móvil o la cámara, no quiero ver como no sabemos arreglar las cosas hablando, como hay familias divididas solo por la ideología, no quiero verlo, me niego rotundamente.
No quiero ver, como en pleno año 2014 hay gente que se muere de hambre, como aun reclutan a niños soldado, y como nosotros (y me incluyo) seguimos ain hacer nada, porque puede que solo una persona no haga nada, pero si nos juntamos, muchos pocos hacemos un mucho.
Pero, por desgracia, supongo que seguiré con la mirada perdida.

6 responses »

  1. Tiene remedio, uno muy sencillo: fija la mirada en un punto y actúa. Hay muchas maneras de hacerlo, algunas en apariencia insignificantes, pero tú lo has dicho: muchos pocos hacen un mucho. Escribir en un blog, por ejemplo. Un abrazo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s