Monthly Archives: September 2014

Esperanza sin treua.

Standard

Era la época de la guerra, fachas luchaban contra comunistas, comunistas luchaban contra fachas.
Y lo único que no quedaba intacto, que no estaba dañido por la guerra era la esperanza de dos niños.
– ¿Crees que esto acabará algún día?
– No lo sé, pero espero que sí porque mi madre me hace rezar todos los días.
-Yo creo que si que acabará, esto tiene que ser como cuando peleamos para ver a que juego jugamos, al final quien gana elije juego.
-¿y tú como sabes eso?
– No sé, simplemente mi madre me ha dicho que es un juego y que no tenemos que protestar, que siempre vamos con el que gana, porque sinó perderemos.
-Pues a mi la mía me ha dicho que lo que tenemos que hacer es abandonar a Dios, dice que él siempre es la salvación, aunque mi padre no lo sabe porque si se entera… A mi padre no le gusta Dios, dice que está en el bando equivocado.
-Mira, no sé pero los adultos estan muy asustados y yo creo que no es para tanto.
– Ya, pero esque son muy exagerados.
– Pues sí, bueno Miguel me voy que ya es hora.
– ¿ Mañana a las diez en el pozo?
– A las diez en el pozo.

Los dos amigos se despidieron sin saber, que esa sería la última vez que se verían.

image

La realidad.

Standard

Estaba asustada, muy asustada. ¿Por qué me tuve que despertar de aquel sueño tan maravilloso?
Un sueño en el que podía retroceder en el tiempo, podía elegir varios caminos examinándolos primero, podía equivocarme todas las veces que quisiera sin inconveniente alguno, podía caer y no hacerme daño.
Todo te salia bien, como tú querías, tal y como lo habías soñado.
Pero ese día estaba asustada, había despertado de ese sueño, ya no todo era bonito, no podría mejorar los errores del pasado nunca, no podías elegir caminos, si te caías lo hacías bien fondo, haciéndote daño a ti y también a los demás. 
Estaba asustada, no me gustaba ese mundo, prefería el del sueño y con él, el vivir feliz.
Prefería vivir sin estar aferrada a nadie, sabiendo si me va a ir bien o mal.
Pero corría, corría intentando escapar de todo, pero me di cuenta de que la realidad es un laberinto sin salida.

image

Pequeño pero grande.

Standard

Estaba en la salita de espera, inquieta, temblando.
Iba vestida de princesa, aún no sabía llevar bien los zapatos de tacón, así que la niña de 3 años se los quitó. El vestido era rosa, y brillaba tanto como los ojos de la niña que estaban a punto de llorar. El pelo de color oro estaba recojido con un topo y allí se situaba la corona de princesa.
Para la gente le era estraño ver a esa muchachita de 3 años en ese sitio vestida de princesa.
De pronto sale el doctor, la niña se levanta de golpe.
-¿ Cómo ha ido doctor?
El doctor la mira fijamente, ella lo percibe como que todo ha ido mal.
-Tranquila pequeña, aunque tu perrito Snack sea pequeño, ha podido resistir a esta operación tan grande.

Increible pero cierto.

Standard

Hace días que no escribo. La culpa los profesores y sus exámenes.
Hoy en clase de Lengua ( no podia ser otra) han dicho una cosa que me ha llamado la atención.
Después de hacer un exámen de el libro que habia leerse (514 páginas, aunque a mí no me ha importado y el exámen me ha salido genial, por cierto, os recomiendo el libro “La historia del rey transparente” )
Bueno pues la profesora ha dicho que se sabe siempre cuando un escritor es malo o es bueno. Si el escritor describe las cosas bien, es bueno, en cambio si las describe mal, es malo.
Yo le he dicho que no estoy de acuerdo, que cada uno tiene su forma de escribir y que a cada uno le gusta una cosa. Que todos los escritores son buenos, por lo menos para uno mísmo y que si es bueno para uno mismo, lo será luego para todos.
La profesora me ha mirado con cara de ” pobre niña, tan joven y tan inocente” y me mira .
-Ana, estas muy equivocada,  si sigues así en esta asignatura vas por mal camino.

¿ Eso es un suspenso en el trimestre? ¿Sólo por decir lo que pienso, lo que siento y lo que tengo en mi cabezita?

Mi caja de recuerdos…

Standard

Y es la primera vez después de un año. Vuelves a abrir tu caja de recuerdos. Lo haces con lágrimas en los ojos, y a medida que observas aú  se deslizan más lágrimas por tu mejilla.
La foto, aún recuerdo aquella foto, sobreto el momento que tiene. Era la foto de graduación y no habia manera de ponerse serios, aunque al final lo conseguimos.
La carta, esa carta que me dio la profe de lengua el dia de los reyes magos y como a mi me gustó en vez de tirarla me la guardé. 
Las cartas de campamento, las camisetas firmadas, mi primer zapato de tacón ( de cuando tenia 8 años), la primera carta de amor que nunca envié, las primeras fotos wue me hicieron.
Los gemelos que le dió mi abuela a mi padre cuando se casó, esa moneda de inglaterra que no falte y sobretodo miles y miles de sentimientos.
Pero eso lo dejo ahí, guardado, que es donde mejor está.

Y esque todo el mundo tiene su caja de recuerdos 🙂 .

Ya me cansé.

Standard

Me cansé de mirarte a los ojos, de tus noches en vela, de los amaneceres en la playa y de sonreirle a la desgracia.
De echarte de menos, de bailar bajo la luna, de tus besos y del ruido.
De tus mentiras, se tu forma de ser, de loa celos y de tu corazón.
De soñar contigo, de hacer de mendigo, de intentar tocar el cielo y sobretodo de los finales felizes.
Me cansé del sueño donde me jurabas ser princesa y ha resultado ser tan solo una promesa. De ser solo un juguete entre tus manos.
De juntar nuestras manos y parever enamorados, de respirar y de tus buenos días.
Me cansé de vender por piezas nuestro amor que fue tan caro, como si fuera robado.

Lo siento.

Standard

Se encontraba allí, en ese lugar oscuro y frío. No podia detener sus lágrimas, aun no ha sido capaz desde el suicidio.
Mira la lápida de su hermano y más lagrimas mojan las mejillas de la preciosa chica.
– ¿Por qué lo hiciste?
– María, no queria vivir en un mundo cruel e injusto.
– Era tan fácil como intentar cambiarlo, sin que nadie sufra, sin que yo sufra.
-Y así lo cambié,  el mundo está mejor sin mi.
– ¡Cómo dices eso! Y ¿Mamá, Papá y… y yo?
-Podréis vivir sin mi.
-No, no podemos, pero no voy a ser tan cobarde ¿sabes? No voy a abandonar la vida, no voy a ser como tú.
La chica marcha del lugar más abatida que nunca, esas habían sido las primeras palabras que había tenido con él desde su muerte.
-¡María, espera!
La chica para por completo, con una pequeña esperanza de girarse y verlo alli, pero lo único que oye es un:
– Lo siento.

Y más mentiras.

Standard

Trece años ¿Se dice pronto verdad? Trece años compartiendo experiencias, risas, lloros, momentos buenos y menos buenos.
Trece años de verdades, de mentiras, de ilusiones y esperanzas. Trece años que para tí son mucho, y para ellos no son nada.
Que te dejan de lado, que las ilusiones y verdades se pierden, las esperanzas se han esfumado y las mentiras abundan en más cantidad.
Y miras atrás en el tiempo y te das cuenta de que esos treces años, los que creías que habían sido los mejores de tu vida, simplemente han sido una larga y espléndida mentira que tú misma te has creido.
Ahora es cuando te das cuenta de que sí que cambian las cosas, más de lo que te pensabas, y esa vuelta de 90 grados a acabado en 360.

Juntos. De la mano.

Standard

-Tírate
-Pero… es que… está muy alto
-Pero si todo el mundo se tira, además que vas a caer en el lago, no te va a pasar nada.
-No se yo eh…
-En la vida te tienes que arriesgar, a veces perderás pero la gran mayoria ganarás
-¿Y eso que tiene que ver con que me tire o no?
-Puea que tienes que arriesgar y tirarte
-Lo siento pero yo no soy de arriesgar, soy más de abandonar.
-Lo siento pero aquí nadie abandona, nadie se rinde ¿De la mano?
-De la mano
-1…2…3… ¡aaaaaaaaaaaaahhhhhh!

image

Cuando te encuentre.

Standard

Y esque quiero que estés aquí, a mi lado. Para contarte las cosas buenas y también las menos buenas. Quiero sentirte cerca, y arroparme contigo todas las noches, saber que me escuchas, que me sientes y que estas orgullosa de mi.
Quiero estar aqui contigo, y hacer cosas las dos juntas, poder escuchar tus batallas de viejecita y que me enseñes a coser. Que intente explicarte una y otra vez que es eso del wifi, que te cuente que tal me ha ido el instituto y que te diga que eres la mejor abuela del mundo, porque lo eres. Y aunque se que entre tu y yo aún hay una unión, las cosas eatan cambiando y no quiero que cambien.
Quiero seguir como antes, como cuando te enviaba esas cartas al cielo, ¿te llegaban? Sí, claro que te llegaban, y lo sé porque lo sentía, aqui dentro, en el corazón.
Y es que quiero llamarte y decirte que no te vayas, que tú deberías estar aqui, conmigo, ahora.
Quiero llamarte y pedirte que te quedes, pero ¿cómo le dices quédate a alguien que no está?